Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/groizard/public_html/plugins/content/responsivemedia/responsivemedia.php on line 29

Oklahoma Days: Mi cuarto cortometraje

Un mes antes de incorporarme al Mississippi de Navarro me embarco en el rodaje de una nueva aventura independiente: Okalahoma Days

Oklahoma Days es la historia de cuatro individuos solitarios (¡La soledad! ¡Qué pesados somos los autores con la soledad como temática cuando empezamos!) que pretenden cruzar sus vidas por las carreteras de Oklahoma, cuando la sospecha es que allí nadie es de Oklahoma, ni el territorio lo parece.  

Partiendo de esta idea, y de la intención de rodar una road movie, escribo el guión y termino contando la historia de un conductor solitario que recoge a una autoestopista que tiene el don de cambiar mágicamente a las personas cortándoles el pelo con sus tijeras.

Bajo esta absurda y descabellada premisa el vehículo va llenándose de personajes cuyas vidas cambiarán... ¡más o menos!

 

Pero la gallardía de este proyecto no sólo radicaba en contar con un guión tan... tan raro. Mi mayor arrojo fue dirigir e interpretar al mismo tiempo obligado en parte por las circunstancias. Si ya por aquel entonces había aprendido a valorar el trabajo de los actores, en esta ocasión tuve la oportunidad de aprender a utilizarlo convenientemente. Dejaron de importarme para siempre las cuestiones tipo: "En tal toma se ve el cable". O... "Esta toma monta mejor con la siguiente". Empecé a tomar las decisiones verdaderamente correctas: "En esta toma los actores están mucho mejor que en ninguna otra".   

Oklahoma Days 00004 copy

 

Convocamos un casting al que acudió nada menos que Blanca Portillo, pero de esa historia ya hablaré en "lo que es el blog".

Tenía que llenar un coche con cuatro personas y un técnico de sonido escondido en el maletero. No tenía cámara car, tuvimos que grabar con una "lapa". Fue un auténtico desastre pero la cosa funcionó de milagro. De esa forma no me quedaba otra opción que protagonizar el corto haciendo de conductor, y de esa manera podía conducir el coche (ninguno del reparto tenía carné) y dirigir la escena. ¡Enseguida comprendí que me había vuelto completamente loco! 

¡Son tantas las cosas que aprendí con esta película! *

 * Que sólo puse en práctica trabajando para otros. Cuando veáis el siguiente corto comprenderéis que en mis producciones independientes sigo siendo un poco "demasiado" independiente. Pero, a fin de cuentas,  ¡Pago yo!