Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/groizard/public_html/plugins/content/responsivemedia/responsivemedia.php on line 29

Esta noche cruzamos... Chiquitistán

Pero será en agosto de 1996 cuando tras dirigir una treintena de documentales para la UNED, abandono la función pública y me tiro a la piscina de la función privada, esto es a la piscina del profesional freelance.

Me integro en el equipo de “Esta noche cruzamos el Mississippi” presentado y dirigido por Pepe Navarro y un prestigioso equipo de profesionales que me acompañan en la foto de abajo (Tele 5 1996-1997). La inmensa mayoría de ellos, hoy por hoy, son altos ejecutivos del mundo de la Televisión.

 

shapeimage 52

Será aquí donde trabajamos en la creación de un mundo nuevo: Chiquitistán, basado en el inimitable Chiquito de la Calzada, nada menos que en la casa de Roman Polanski, en Ibiza, durante una concentración de una semana con Pepe Navarro, tras tirarme literalmente a la piscina de Polanski (que le había alquilado su casa a Navarro por un mes).

Estábamos en plena brainstorming, muertos de calor, sentados junto a una piscina que decía: "Tírate". Las ideas crepitaban y la piscina seguía diciéndote: "Ven..." Je, je. Así que me tiré al agua y al salir, la tormenta de ideas dió sus frutos: "¿Y por qué no hacemos Chiquitistán? Por qué no creamos un mundo basado en las reglas de Chiquito de la Calzada, donde todos visten igual, hablan igual, hacen comparaciones, y andan como Chiquito..." Así nació Chiquitistán y con él el éxito del Mississippi, el descubrimiento de Florentino Fernández en un casting de Emilio de Felipe, jefe de guión del programa, y el gérmen de lo que sería, años después, "El Informal". 

De esta época nacen personajes inolvidables como Lucas Grijander y Krispín Klander, y muchos más, fruto del trabajo realizado junto a mi compañero Amando Cabrero. En el blog contaré la historia de Krispín Klander, lástima que no conserve ningún vídeo, pero mostraré guiones...

Escribir y dirigir un Telepeich era una tarea difícil pero increíblemente divertida. Llegabas por la mañana a la redacción de "Esta noche cruzamos el Mississippi" y el subdirector del programa, Ángel García, se acercaba a ti con una sonrisa: "Ricardo, (¡o Amando!) hoy te toca Telepeich". Eso significaba que tú solito tenías que mirarte la prensa, las noticias de actualidad, elegir y proponerle a Pepe Navarro los temas, convencerle de que eran los más idóneos, convencerle de que tu forma de tratarlos era la más divertida, convencer igualmente al subdirector de todo esto, y convencerte a ti mismo de que desde las 11 de la mañana hasta las 3 de la tarde eras capaz de escribir el guión, encontrar las imágenes, escribir los doblajes, buscar y doblar una película, comer y después, por la tarde bajar a plató con tu guión y los cómicos, pelearte con realización, dirigir a los actores y cruzar los dedos para que Pepe, por la noche, antes de que empezase el programa, en lo que llamamos "La Torta", diese el ok al Telepeich.


Pero la aventura no terminaba ahí. Te tocase, o no, estar de guardia esa noche, tú te quedabas hasta el final del programa, viéndolo con los dedos cruzados... Nunca sabías si Pepe iba a emitir el Telepeich.

Podéis imaginar cómo te sentías al día siguiente, cuando en la calle la gente estaba repitiendo los chistes de tu telepeich, ¡El que sí se emitió!